Coronavirus: ¿Cómo cuidar la salud mental en cuarentena?

En tiempos de confinamiento e incertidumbre por la pandemia del covid-19 a nivel mundial, mantener una buena salud mental es clave. Por eso, en el octavo capítulo del Podcast de Mala Leche te entregamos algunos tips para mantener un buen equilibrio psicológico. Si no lo escuchaste o quieres repasar las ideas, acá te compartimos los detalles.

La propia Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado que la crisis sanitaria ha generado estrés en sectores de la población mundial, por lo que brinda varias recomendaciones.

Lo primero es evitar las situaciones que puedan producir ansiedad. En ese sentido, un buen ejercicio es evitar la exposición constante a la información, buscando un consumo moderado de noticias, que ojalá provengan de fuentes oficiales y confirmadas.

Es necesario tratar de racionalizar mediante el uso del pensamiento analítico las informaciones recibidas y la aparición de pensamientos negativos. Un buen ejercicio, es tomar la idea y medir que parte es verdad y cuál parte no.

Y como les hemos estado diciendo, el distanciamiento social no significa un aislamiento total de la sociedad, es por eso que es bueno mantener la comunicación con los demás, conservando un contacto regular con tus seres queridos, ya sea por teléfono, correo electrónico, redes sociales o videoconferencia.

Una acción individual tiene repercusiones colectivas, por lo que preocuparse por los demás tiene un efecto positivo en lo personal y en la comunidad. Por ejemplo, preguntar telefónicamente -o mediante whatsapp- a sus vecinos, familias o a personas de su comunidad cómo se han sentido durante el encierro es una buena idea para saber si necesitan atención extra. 

Nuevas rutinas

En este contexto todos hemos sufrido una modificación de nuestras actividades, por lo que la reformulación de rutinas puede aportar en la búsqueda de tranquilidad.

Por eso, mantener rutinas, definir horarios regulares o aprovechar el tiempo para desarrollar proyectos creativos u otras actividades como el ejercicio, la limpieza, las tareas diarias, el canto, la pintura, entre otras ocupaciones, pueden mitigar los tiempos muertos que te hagan pensar de más.

Y para finalizar, es importante compartir experiencias con los demás, ya que de esta etapa de la vida podemos sacar cosas positivas y evaluar nuestro comportamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *