[Colaboración] #Reflexióndemicro: La mamá gallina

Entre la gente aparece una mamá, con sus dos hijos, un niño de aproximadamente 13 años, escolar muy ordenado, nudo perfecto y peinado con gel, acompañados además de su hermana pequeña, unos 10 años, con un pelo tomado inamovible y rasgos muy similares a su señora madre.”

Furiosa madre

Conocida es la protección que una mamá gallina da a sus polluelos. Los cobija, abriga, les sale a buscar alimento y entrega todo por ellos, la verdad, es casi lo mismo que cualquier mamá haría por sus hijos, pero hay situaciones que a veces son algo exageradas.

Cada mañana para llegar a mi trabajo debo tomar la micro, que en los periodos escolares suele pasar muy llena por el sector donde vivo y por eso salgo a tomarla a la avenida principal, que queda a unos 11 minutos de mi casa, lo cual no me molesta, me gusta caminar, escucho mi programa informativo y así además aprovecho de bajar algo de guata…si, alejarme del deporte hizo que subiera algunos kilos.

Llegando al paradero, tipo 7:25 am, se ven casi los mismos rostros de siempre, incluso uno extraña a algunos cuando no los ve, como que nos hacemos amigos, pero no…no lo somos. Entre la gente aparece una mamá, con sus dos hijos , un niño de aproximadamente 13 años, escolar muy ordenado, nudo perfecto y peinado con gel, acompañado además de su hermana pequeña, unos 10 años, con un pelo tomado inamovible y rasgos muy similares a su señora madre.

Encontrar micro temprano es una tarea difícil, con posibilidad de ir sentado es casi agua en el desierto, pero uno tiene ciertas técnicas a utilizar que permite tomar una sin mayor inconveniente.

Una mañana, una micro paró frente a nosotros, éramos unos 10 que subiríamos y la micro se apreciaba con varios asientos disponibles. Al momento de abrir sus puertas, entra en acción esta “mamá gallina”, que dando la vida por los suyos, abre sus brazos para que nadie pueda subir antes que sus hijos. Es un acto de amor inconmensurable, que hace que nos miremos y sonriamos. Parecía una mañana puntual pero no, es un espectáculo recurrente y cómicamente conmovedor, ver que sería capaz de quemarse a lo bonzo en medio de la avenida, con tal de conseguir locomoción para sus niños.

Me pregunto, ¿cómo será esa mamá en su vida diaria?, ¿Cuándo a su hijo le pegan jugando fútbol, insulta al agresor? Si su pequeña va a comprar y hay personas en esa fila, ¿los saca para que ella pague primero? … en fin. Ahí viene la micro, me tengo que ir, estamos en verano, la mamá gallina y sus polluelos quizás de vacaciones, así que puedo subir con tranquilidad…por lo menos hasta marzo.

Compártalo con su gente ❤️

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *