[Crítica] Bambatta: A la suerte de la olla

Una hamburguesa tipo food porn se atravesó en mi camino y mi mente. La deliciosa idea de sentirla en mi panza me quitaba el sueño, así que agendé día y hora para conocer a mi ciber amor.”

Lugar: Bambatta
Dirección: Diagonal Pedro Aguirre Cerda 1265, Concepción, Región del Biobío
Horario: Lu – Mi. 12:30 – 23:30hrs. Ju, Vi y Sa. hasta las 00:30hrs.
Sitio web: facebook.com/BambattaCL
Evaluación: 3 balazos al aire
Stalkeando por Instagram, una hamburguesa tipo food porn se atravesó en mi camino y mi mente. La deliciosa idea de sentirla en mi panza me quitaba el sueño, así que agendé día y hora para conocer a mi ciber amor.
Las seleccionadas.- Fucking Burger y Vito Burger


Un pasillo a un costado de una librería te lleva hasta el interior del local ubicado casi al final de la  diagonal hacia Plaza Perú. Pese a que el pasillo parece estrecho, varias mesas con sillones acolchados te esperan en el interior y otras más en la terraza fuera del local. La ambientación, con cableado al aire, colores básicos y modernidad es un 10. Sobre todo se agradece que quienes te atienden estén uniformados. Con una simple polera con el nombre del local y su correspondiente delantal hacen la diferencia.

La carta tiene una extensión de una hoja tamaño A4, por ambos lados. Hamburguesas, chorrillanas y limonadas caseras son el punto fuerte del local.
La primera vez que fui, mi elegida fue una Fucking Burger: Pan, hamburguesa casera de 120 gs, tomate, pepinillo, queso cheddar y hojas verdes (que en verdad son sólo lechuga) y mayonesa casera, que excluí de mi pedido.
Mister Miguel, mi acompañante de la vida, pidió una Vito Burger: una típica italiana, esta vez, con la mayo casera incorporada.

Cada hamburguesa viene con un pote de papitas reales, no de las que vienen prefritas, y una salsa de cilantro bastante sabrosa, en una bandeja con un individual de papel, lo que al final de la comida se vuelve un horror, porque termina mezclado con la mayo, la palta, los jugos y los cortes de hamburguesa, a ratos se hace inevitable comer algún pedazo de papel inconscientemente. Ingrediente que no vamos a evaluar.

 En mi caso, acompañé todo con una coca cola en lata que estaba favorablemente on ice, de todos modos, la atención incluye vaso de vidrio con hielos y cubiertos de metal, lo que sube bastante la calidad del servicio.
Mi primer bocado fue bastante triste, porque la hamburguesa casera, de la cual esperaba mucho al ser un local especializado en hamburguesas, no tenía ningún aliño especial que la hiciera irresistible. La cocción 3/4, pero con bordes bastante tostados.
Para Miguel, “la primera vez no estaba mala, pero habían ciertos puntos quemados, que dejaban un sabor medio a “carboncillo” en la boca, lo que hacía alterar los demás sabores de sus ingredientes”. Su nota final un 6.3, la mía un 6.4.
El martes, volvimos a darle una oportunidad, mismo pedido, diferente apreciación.
Llegamos a las 15.10 hrs, había muy poca gente, así que antes de las 15.30 hrs ya teníamos nuestro pedido. Por supuesto, se agradece la rapidez.
Al primer bocado de mi Fucking Burger, noté que la carne estaba bastante menos cocida que la vez anterior, casi cruda la verdad. Tuve que apartar varios pedazos imposibles de comer y pese a eso el sabor crudo seguía invadiendo a los otros ingredientes, en algún momento hasta llegué a las nauseas.
“Esta segunda vez mi experiencia fue peor, una carne mal
cocida, con un sabor que no resultaba grato, que provocaba comer rápido, pero
no por el placer de degustar, sino para pasar rápido aquel momento poco grato”, dice Miguel, que tenía una carne bastante más cocida que la mía.
Sin duda, un local no puede quedar a la suerte de la olla y al ánimo que el cocinero tenga en el día. Lo mejor de esta segunda visita: La coca cola en lata.
En conclusión “Bambatta es un lugar correcto, bien ubicado y bien atendido.  Pero un local cuyo fuerte es la venta de hamburguesas, que debe lucirse por el sabor de la carne al momento de ser preparada, no lo consigue. Por ahora tienen todo para mejorar, y si eso ocurre quizás volvamos y la crítica sea distinta”.
Por
Vanessa Voss

Compártalo con su gente ❤️

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. 9 febrero, 2018

    […] por la cocción de la carne, que varía entre completa ó 3/4. Elegí cocida, porque después de mi mala experiencia en Bambatta, ya no me arriesgo. Mientras que la elección del pan puede ser frica, pita o al […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *